r e h a b i l i t a c i o n e s 

 

    R e h a b i l i t a c i ó n    P a l a c i o     B e n i c a r l ó    

Valencia    1988 - 1994

Las Cortes Valencianas se recuperan con el Estatut de Autonomía de 1982, casi tres siglos después de que Felipe V aboliera en 1707 el derecho valenciano consolidado desde el s. XIII. 

La definitiva puesta en funcionamiento de esta histórica institución requería un marco capaz de resolver el complejo programa de necesidades que conlleva.  El núcleo de partida (el antiguo palacio de los Borja) y su ubicación (en el corazón de la ciudad histórica) constituían los datos de proyecto a partir de los cuales había que articular la respuesta formal que resolviera dichos requerimientos funcionales, propiciando además, por sus características, una componente significativa incluso simbólica que las cortes valencianas demandaban. 

Las respuestas que la arquitectura debe dar a: su utilidad (el programa de necesidades); su adecuación al lugar (el análisis de las preexistencias con las que se tienen que medir el proyecto) y su formalización (poner en relación los factores anteriores y dar una respuesta adecuada, desde la lectura inevitablemente contemporánea al problema; son el eje al que trata de ajustarse la propuesta proyectual.

El edificio histórico, el jardín interior, (de gran interés en el  planteamiento de la obra proyectada) y su ubicación en el centro histórico de la ciudad, son los tres puntos de partida en la elaboración del proyecto.

En cuanto a este último aspecto basta recordar que el actual "Palacio de Benicarlo" se encuentra en el núcleo central de la Valencia histórica cercano a la Generalidad y a la demolida Casa de la Ciudad, a la Catedral y a la Basílica, es decir, centro económico y religioso de la Ciudad y la Comunidad en donde la sede del Parlamento Valenciano tendrá que ofrecer una imagen representativa y dialogante con el resto de las arquitecturas.

El jardín interior es el elemento alrededor del cual se ordenan las distintas partes que integran la nueva sede de las Cortes Valencianas.  Los solares a edificar forman una "U" de brazos desiguales con el antiguo palacio de los Duques de Gandia.  Respetando sus límites queda enmarcado y se hace hincapié en la importancia que la propuesta le otorga.

El salón de plenos, el elemento más significativo del programa, tomo la forma del hemiciclo, tipológicamente consolidado en la Historia de la Arquitectura, que ordena, ubicado en el extremo longitudinal del jardín, de un lado las funciones administrativas, (bloque de nueva planta en el ángulo de las calles Unión y Salvador) y el antiguo bloque del S. XV que asume, las representativas, enlazado con el conjunto mediante una segunda crujía paralela, que absorbe, conservándolos, la escalera oval y sus correspondientes vestíbulos y configura el brazo más largo de la "U".

La articulación entre lo nuevo y lo viejo; se subraya a través de la relación espacial, visual y funcional que se establece entre la escalera oval del viejo palacio y la de nueva traza que se le opone, desarrollada entre dos muros paralelos a los originales góticos y que conduce como aquella, desde la planta de acceso a la noble, al Salón de Sesiones.  En lo concreto esta relación general se materializa haciendo deslizar el mármol de Carrara de la escalera oval al interior de la nueva construcción al igual que ocurre con el uso de la madera, con la intención de conseguir una unidad lógica del conjunto resultante, unidad que también se ha de hacer visible en el tratamiento de los exteriores. 

Recordando la homogeneidad de fachadas en las casas que se desarrollan alrededor del jardín, los cerramientos de la ampliación manifestarán el mismo criterio de tratamiento y fenestración al interior que al exterior.

 

 

    o  b  r  a             

e s t u d i o  d e  a r q u i t e c t u r a :   g r a n  v í a  m a r q u é s  d e l  t u r i a  4 4  -  4 6 0 0 5  -  v a l e n c i a

tel  + 3 4  9 6 3  9 5 6  4 5 5  -  fax  + 3 4  9 6 3  9 5 5  5 6 8  -  a r q u i t e c t u r a @ m a n u e l p o r t a c e l i . c o m